Un reportaje de Corredores de Ideas



Javier de Torres fue en sus años mozos (y es) agitador cultural, librero, bohemio, libertario, maestro, teatrero del silencio y payaso.

Pero sobre todo, es buen tipo.

Y eso que a lo largo de su vida sus pistolas de rabia las carga ese silencio y las disparan sus manos, porque Javier de Torres es el Señor de los Gestos.

Así que pasen 30 años. Y Javier de Torres puso en marcha Mimus Teatro, la que desde entonces ha sido la única compañía del género en nuestro territorio del Oeste.

Como buen maestro y libertario y bohemio, su formación es, sobre todo, autodidacta. Pero no te engañes, porque Javier ha bebido de los mejores cálices de la payasería, de los rutilantes desertores que huyen de lo convencional.

Peregrino asiduo de la pantomima muda y de la poética, ha estado en contacto con frecuencia con la escuela parisina de mimodrama, detrás de la que te sonará el nombre de Marcel Marceau, y se ha criado con ahínco con la escuela poética de un tal Agustín García Calvo, que también te sonará. Y puestos a deshacer geografías y a estrechar lazos, por ahí andan los de Payasos sin Fronteras, a quienes también ha frecuentado.

Y por supuesto que también ha participado en festivales, en Belgrado, en Sarajevo, en Avignon, en Chiapas, y, cómo no, en Badajoz, en Mérida, en Portalegre y en Alcácer do Sal, y sin ellos su trayectoria hubiera sido muy aburrida y hasta anodina, porque hubiera tenido que hablar y conjugar verbos, y, claro, sin ellos, sin las almas cercanas, su vida hubiera estado apegada a la mesa de una oficina. Y ellos son Jesús García, El Rubio, Ana Toro, Laly Matamoros, Amparo Vinagre, Tano Andrades y alguno (muchos más) que no caben en estas líneas. Porque sí, sin ellos, Mimorte hubiera sido una especie en extinción, y Mimus no llegaría a recitar sus poemas cómicos.

Y por esas cosas de la vida, un festival pequeño, alejado de los ruidos capitalinos, periférico, con apenas cinco años de existencia, que lleva la agitada servidumbre circense al ámbito rural, ha decidido premiar su trayectoria.

El festival se hace llamar NoSoloCirco y se apellida Festival Internacional de Circo Contemporáneo de Extremadura, y tiene su centro de operaciones en Navalmoral, Talayuela y Jarandilla.

El domingo 28 mayo, a la caer la tarde, en el Parque Municipal de Navalmoral, y durante la gala de clausura, Javier de Torres recibirá el reconocimiento a su trayectoria artística.

Qué mejor lugar que un parque, como el que en Mérida llaman Parque de los Enamorados, en el que montan las casetas de la feria del libro cada año.

Una feria, por cierto, que Javier impulsó, junto a otros agitadores de la cosa cultural, en los inicios de los libros emeritenses. Pero eso ya es otro cantar.

Así que pasen 30 años de Alcandorias, ateneos y poetas, de payasos y de gritos contra la guerra.

Sirvan estas líneas para reconocer también su trayectoria humana, y el agradecimiento infinito por formar parte de nuestra historia y de seguir disfrutando de él.



[Tube]



..




. Oeste. Mayo. Veintidós. 2017



[Otras incertidumbres]

. .

.